Imagen: Twitter
Guadalajara, Jalisco.

El pasado 26 de diciembre se difundieron videos en que dos mujeres denuncian al terapeuta Gabriel N de amenazas, abuso físico y sexual, además de manipular a sus pacientes para ejercer control sobre ellos.

Sobre estos hechos ya hay dos investigaciones, una por parte de la Defensoría de los Derechos Humanos de la UdeG y otra por la Fiscalía de Justicia, que ya recibió una denuncia y ha dictado medidas cautelares para proteger a las víctimas de abuso físico y sexual.

Señalan que a sus pacientes los forza para que donen para una supuesta casa de la mujer migrante, cuando los recursos son destinados para otros fines y no da más información al respecto.

Después de que se viralizaron los videos y publicaciones, el Grupo Solidario Ubuntu A.C. del cual formaba parte el académico jubilado de la UdeG, le expulsó de manera oficial este 28 de diciembre.

El texto subido a las redes sociales oficiales del grupo, dice: “Informamos que Gabriel Vallejo queda categóricamente expulsado del Grupo Solidario Ubuntu, A.C. desde el momento en que tuvimos conocimiento de su repudiable actuar”.

En el comunicado firmado por la Directora de la Asociación, Daniela Villanueva Amutio, informan que irán hasta las últimas instancias para exigir justicia, además reafirman el apoyo, solidaridad y compromiso con la comunidad de “Las Casitas” en Jamay, en la que han promovido la creación de 7 cooperativas y 22 talleres que buscan posibilitar su autonomía.

Por su parte, el cineasta, Guillermo del Toro, quien ha participado en diversas actividades para beneficio de Ubuntu, escribió en Twitter, “@alfonsocuaron y yo queremos expresar tanto nuestro apoyo como nuestra solidaridad en este terrible trance.” El mensaje fue confirmado por Cuarón, quien escribió, “sí, todo nuestro apoyo. Es necesario garantizar su seguridad.”

 Una de las presuntas víctimas señaló que levantó una denuncia contra el investigador por violación y otros abusos físicos.

El profesor jubilado hasta el momento no ha hecho declaraciones públicas sobre las acusaciones.

Isaura López Villalobos