González Iñarritu UNAM
Fotografía: EFE
Ciudad de México, México.

Esta miércoles, el reconocido cineasta mexicano, Alejandro González Iñárritu ofreció una clase magistral en la Escuela Nacional de Artes Cinematográficas de la UNAM, la conferencia fue moderada por Fernanda Solórzano, crítica de cine, ensayista y editora.

El evento fue transmitido en vivo por la UNAM a través de su página web y se llevó a cabo en el marco de la entrega del grado de Doctor Honoris Causa otorgado por la UNAM.

Iñárritu ganó el premio Oscar en la categoría de Mejor Película, Mejor Director y Mejor Guion Original en el año 2015 con “Birdman”. En el 2016, ganó el Oscar por Mejor Guion Original con “The Revenant” (2016).

Durante la charla, el cineasta habló de su trayectoria recordando su filmografía en un diálogo guiado por Fernanda Solórzano. Iñárritu no estudió cine, su formación comenzó en la radio, posteriormente en la publicidad y aseguró que la música fue un elemento significativo que lo influenció:

“La música es para mi el arte más sublime. El cine es imágenes disociadas que después hay que traducir en palabras y a diferencia de la música, que puede transmitirse en una partitura que puede ser leída y ejecutada, el guión es una herramienta muy limitada. Todo lo que hace a una película, los silencios, los espacios,la luz, la experiencia espacio temporal que es el cine, no lo puedes escribir, no hay herramientas como en la partitura musical”, comentó el cineasta.

– El fenómeno “Amores perros” –

Una de las películas más recordadas de Iñárritu es “Amores perros” (2000), protagonizada por Gael García. Fernanda Solórzano comentó que es recordada como una película de la Ciudad de México a pesar de que no se muestran elementos característicos de la ciudad, destacó el diseño de producción que en su opinión “sigue siendo un aspecto descuidado dentro del cine mexicano” y que en “Amores perros” está muy bien realizado pues los elementos que lo conforman dicen mucho de los personajes.

Iñárritu aseguró que “Amores perros” nació de una necesidad de mostrar algo real: “Yo quería que fuera una película sensorial, que fuera algo verdadero pero la verdad no existe, las cosas tienen una certeza emocional y la verdad radica en la resonancia emocional , yo estaba interesado en esa inmediatez” comentó.

– La glorificación de la violencia –

Al ser cuestionado sobre la representación de la violencia en su filmografía, el realizador aseguró que hay películas y series que “glamurizan” la violencia:

“Hay que hablar de la violencia y exponerla cuando es necesaria. Creo que cuando se muestra sin que haya una consecuencia es inmoral, tengo un conflicto cuando no se explora la consecuencia de esa violencia y se utiliza nada más como elemento narrativo. Es importante darle ese espacio para que tenga una resonancia y no sólo sea un elemento de acción”, aseguró el cineasta.

– La influencia de la televisión en la producción cinematográfica –

Al ser cuestionado respecto al contexto cinematográfico actual Iñárritu expresó que la producción televisiva ha mejorado mucho pero también influenciado la manera de hacer cine:

“Creo que en el medio está el mensaje y una pelìcula hecha para televisión requiere la escritura de un guion muy diferente a lo que requiere un guion para cine. El medio del cine tiene un tempo, un espacio específicos y necesita algo de sueño, creo que esa parte onírica se ha perdido porque el cine ahorita es muy racional, está imitando mucho a la literatura y a un formato de televisión que es muy de ilustrar un drama literario.”

– Las redes sociales: Una ilusión óptica de banalidades –

Iñárritu no tiene perfiles en redes sociales a diferencia de otros realizadores como Guillermo del Toro o Alfonso Cuarón. El cineasta expresó su opinión respecto al papel que las redes sociales han tenido en la actualidad:

“Creo que estamos llegando a la Edad Media a través de las redes sociales porque hemos perdido el lenguaje con la naturaleza, nos hemos integrado a un lenguaje de 240 caracteres en donde todo mundo salta a conclusiones rápidas, ya nadie percibe, antes de entender ya estás concluyendo. La vida es una ilusión óptica de pequeños fragmentos de banalidades, ¿quién quiere existir en ese mundo?”.

El encuentro duró cerca de cuatro horas, Iñárritu respondió preguntas de los estudiantes, compartió de manera amena anécdotas sobre sus películas y consejos para los estudiantes de cine :

“Hacer una película sin miedo es una banalidad y hacer una película paralizado por el miedo es otra banalidad, el miedo debe ser un aliado”, concluyó.

Redacción: Andrea Gómez