Imagen: tranismsión en vivo
Guadalajara, Jalisco.

En cuestionarios aplicados a 523 personas en 38 municipios de 11 estados del país, se concluye en forma preliminar que la coacción del voto es similar a comicios realizados en el pasado.

Durante el Primer Ejercicio de la Red de Escucha Comunitaria, conformado por 16 organizaciones, entre ellas Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, se le preguntó a habitantes de comunidades rurales e indígenas que reciben programas sociales, si se les condicionó a que voten por un partido o si los amenazaron de que si gana determinado partido, los apoyos serían cancelados.

Paulina Gutiérrez, integrante de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, señaló que la mayoría de los consultados no se quejó de haber recibido coacción del voto.

“La verdad es que la gran mayoría de las comunidades no sean utilizado los programas sociales para hacer propaganda a favor de un candidato o partido. En 33 ‘puntos centinela’ dijeron que no, en 5 que sí y en 5 puntos se dividió la opinión”, explicó.

Quienes dijeron que sí los presionaron pertenecen sobre todo a Morena, al PAN, al PRI y en menor medida al PES.

Los cuestionarios se aplicaron en Oaxaca, Chiapas, Guerrero, Morelos, Veracruz, Yucatán, Campeche y el estado de México, entre el 19 de abril y el 17 de mayo.

Rogelio Gómez Hermosillo, coordinador de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, dijo que no se ha logrado erradicar las presiones a la gente para que le den apoyos sociales y le condicionen esa entrega a que voten por tal o cual partido. Sin embargo, se mantienen en los mismos parámetros que en elecciones de años anteriores.

“Son resultados preliminares, están más o menos en el orden de la cultura digamos de la práctica de otros años y otra vez para veriar, está en diferentes actores políticos. Casi depende de quién está gobernando a nivel local. Tiene que ver con los actores políticos locales, son los que intentan presionar”, subrayó.

Los resultados totales del estudio se darán a conocer hasta después de las elecciones del 6 de junio.

Un dato importante es que prácticamente no hubo casos de personas vacunadas, a quienes se les haya presionado para que a cambio de la vacuna, apoyaran a un partido político.

Ignacio Pérez Vega