crisis forense
Fotografía: Fátima Aguilar/Archivo
Guadalajara, Jalisco.

La que parece una crisis interminable en el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF) no sólo ha privado a familias de encontrar a sus desaparecidos, ocultos o confundidos si bien les va, dentro de una gaveta. Además, ha generado atrasos en las investigaciones, reconoce el fiscal estatal, Gerardo Octavio Solís Gómez.

“Lamentablemente sí impacta mucho, porque en el caso de las investigaciones, ustedes recuerdan que, bajo la fórmula del actual sistema de justicia penal, se requieren otro tipo de probanzas que vayan robustecidas, invariablemente, de otros métodos científicos. Entonces, mucho del trabajo de investigación está a resultas de una serie de peritajes, los cuales, por el exceso de trabajo, luego suelen demorar y en llegar las respuestas, pero como ya se ha mencionado, estamos de manera permanente y constante tratando de coordinarnos con Ciencias Forenses para que se reduzcan esos tiempos y, desde luego, esto permita que el Ministerio Público tome una decisión, y muchas de las veces, la decisión está directamente vinculada al resultado del dictamen. Entonces, seguimos trabajando en eso y esperamos que se puedan reducir los tiempos, porque esto va en beneficio de las carpetas y de las víctimas”.

En los últimos días se han documentado casos de madres que buscaban a hijas e hijos desde dos hasta seis meses, uno y hasta dos años, luego de que habían sido desaparecidos de manera forzada, y al final terminaron encontrándolos dentro del propio Servicio de Medicina Forense (Semefo), donde, por una u otra razón, en su momento negaron tenerlos.

Víctor Chávez Ogazón

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here