Raúl Salinas de Gortari estuvo en la FIL; ahora se dedica a escribir libros y a dar conferencias

Guadalajara, Jalisco.

Raúl Salinas de Gortari, conocido en el sexenio 1988-1994 como el “hermano incómodo” del ex presidente Carlos Salinas de Gortari, ahora escribe libros y da conferencias a estudiantes.

Ingeniero civil de profesión y con 72 años de edad, de los cuales pasó 10 años encarcelado acusado de enriquecimiento ilícito y homicidio, -cargos de los que fue exonerado- estuvo en la Feria Internacional del Libro (FIL), donde presentó el libro “Empoderamiento ciudadano a través de la tecnología”.

Según su explicación, el libro propone una fórmula para que México despegue. Dijo que ahora por medio de una aplicación digital, podría incorporarse a 60% de la población activa que hoy está en la informalidad y a cambio, el gobierno daría servicios médicos al 100% de los ciudadanos.

Dijo que el modelo de economía abierta que implantó su hermano Carlos Salinas de Gortari, no logró sacar de la pobreza a millones de mexicanos. Por eso, cree que ahora se puede usar su proposición, contenida en el libro.

“La generación que me tocó a mí estar cerca del gobierno, la generación de mi hermano, nuestra generación, dijo: ‘lo que pasa es que nuestro modelo económico ha sido demasiado consentido, un modelo cerrado, se le han dado todas las oportunidades y debemos crear un modelo abierto a la comunidad internacional que compita con la economía mexicana con la internacional’ y lo hicieron y lo lograron y además plantearon que no solo teníamos que abrir la economía, sino avanzar en el proceso democrático”, manifestó.

Sin embargo, eso no alcanzó. Raúl Salinas de Gortari dijo el por qué.

“Y no alcanzó. ¿Por qué? Esta es la tesis que se plantea en este libro que hoy presento a ustedes “Empoderamiento ciudadano a través de la tecnología”.

A mi juicio dos son los grandes obstáculos que nos ha impedido avanzar: 1) nuestra relación con la legalidad y 2) nuestra particular ausencia de participación ciudadana”, indicó.

La presencia de Raúl Salinas de Gortari fue discreta y apenas unas 50 personas acudieron a salón José Luis Martínez de Expo Guadalajara.