Jorge Aristóteles Sandoval
Fotografía: Pablo Toledo
Guadalajara, Jalisco. 

Las instalaciones del Partido Revolucionario Institucional (PRI) fueron la última sede de los homenajes luctuosos realizados al exgobernador de Jalisco, Jorge Aristóteles Sandoval Díaz. Militancia, amigos y familiares se concentraron en el patio del recinto para reconocer su trabajo tanto al interior como al exterior del partido.

Los priistas condenaron el asesinato de su líder y pidieron justicia a las actuales autoridades, que se refuerce la seguridad y que paren la ola de crímenes en el estado de Jalisco.

Con intervenciones de los militantes, amigos y familiares, el homenaje de Sandoval Díaz reunió a todos los personajes que convivieron y trabajaron de su mano. Hoy recordaron al hombre que “siempre fue cercano a la gente” y “un trabajador que será difícil de superar”.

Indicaron que su administración deja un gran legado, como la creación del programa Salvando Vidas, la gestión de la Línea Tres del Tren Ligero y obras en todo el estado que cambiaron las condiciones de vida de miles de jaliscienses.

Su esposa, Lorena Arriaga habló ante los militantes y simpatizantes del proyecto de Aristóteles en el partido y pidió continuar con su legado.

Cubierto por una manta verde y blanco, el ataúd del exgobernador contó con guardias de honor de todos los sectores del PRI nacional. Minutos de silencio y de aplausos se repitieron en varias ocasiones a petición de la militancia que lloró la pérdida de su líder.

Pablo Toledo