La Lengua de Señas Mexicana (LSM) representó para Fernanda Trujillo un escaparate a la labor social y a la comunicación con los sordos, escucha su perfil, nos comparte algunas de sus vivencias.